Hipermetropía

El término hipermetropía se utiliza para describir el estado de la visión de las personas hipermétropes. Las causas de la hiperopía o hipermetropía suelen ser genéticas y hacen que el globo ocular sea demasiado corto o que la córnea sea demasiado plana, de modo que las imágenes se concentran en un punto que se encuentra detrás de la retina. Las personas con hiperopía suelen distinguir perfectamente objetos lejanos, pero tienen inconvenientes en fijar la vista en objetos cercanos.

En nuestra Clínica puede encontrar el oftalmólogo experto de su elección.

Síntomas de la hipermetropía

Es posible que las personas que padecen hiperopía tengan inconvenientes de ver objetos cercanos. En algunos casos, es posible que no reconozcan que sufren de un problema de la visión pero notarán que sus ojos se cansan o comienzan a doler mientras realizan actividades como leer o escribir. Esto se debe a que, en el caso de la personas con hipermetropía leve, el cristalino del ojo tiene una tendencia a acomodarse al error refractivo. Sin embargo, con el tiempo, la capacidad de adaptación del cristalino disminuye y las personas con hiperopía necesitarán tratamiento para corregir su visión.

Causas de la hiperopía

Al igual que la miopía, la hiperopía es un rasgo genético; sin embargo, en lugar de deberse a que el ojo es demasiado largo (como en la miopía), se produce porque es demasiado corto, lo que hace que las imágenes se concentren en un punto que se encuentra detrás de la retina. Pese a que es frecuente que la hiperopía esté relacionada con la edad, el envejecimiento no hace que una persona se vuelva hipermétrope. Lo que hace el proceso de envejecimiento es dificultar la capacidad de enfoque del ojo, algo que, en ocasiones, vuelve más evidente un problema de hipermetropía pre existente. Obtenga más información acerca de la hipermetropía relacionada con la edad, o presbicia.

Diagnóstico de la hipermetropía

Si las causas de la hipermetropía están presentes en la familia de un niño, el niño posee grandes probabilidades de heredar el trastorno. Para detectar la hipermetropía en un niño de edad escolar es necesario que un oftalmólogo especializado le practique un examen ocular integrado, por lo general la prueba común de detección o de agudeza visual no será del todo  precisa para detectar la hiperopía. Un oftalmólogo no sólo podrá detectar problemas sino que también podrá determinar el grado del trastorno y los tratamientos ideales para dichos problemas. Es posible que los jóvenes con hiperopía leve no necesiten lentes correctivos ni ningún tipo de tratamiento. Por otro lado, las personas mayores o que padecen de hipermetropía grave pueden disponer de una amplia gama de tratamientos.

Hiperopía moderada a grave

Las personas con hiperopía son consideradas hipermétropes porque, en la mayoría de los casos pueden ver  los objetos lejanos con más claridad que los cercanos. Sin embargo, es posible que las personas que padecen de hipermetropía de moderada a grave tengan inconvenientes para ver objetos a cualquier distancia. Si el error refractivo es lo suficientemente grave, el cristalino no podrá acomodarse y se necesitará un tratamiento. Los niños con hipermetropía grave corren mayor riesgo de sufrir de estrabismo (ojos cruzados) o ambliopía (ojo perezoso); por eso, se los debe examinar y tratar adecuadamente.

En nuestra clínica puede encontrar un oftalmólogo experimentado y especializado de su elección que le ayude a disgnosticar y tratar correctamente la hipermetropía.

Grado de visión hipermétrope

Al igual que en la miopía, el grado de hiperopía se mide en dioptrías, las unidades de medida que describen la potencia del cristalino. Las graduaciones para la miopía tienen cifras negativas y las de la hiperopía se realizan con números positivos. Una persona con una graduación de +2.0 dioptrías o menos padece hiperopía leve. Se considera que un grado de hiperopía de entre +2.0 y +4.0 dioptrías es moderado. Una persona con hipermetropía grave necesitará una graduación de +4.0 dioptrías como mínimo.

Comuníquese con un oftalmólogo para realizar un examen ocular

Como el cristalino se puede adaptar a las causas de la hiperopía, una persona con hipermetropía puede pasar años sin experimentar ninguno de los síntomas del trastorno. Independientemente de que tenga o no problemas en la visión, es importante que consulte a un oftalmólogo periódicamente para conservar la salud visual y evitar el desarrollo de problemas graves. En nuestra clínica puede encontrar un oftalmólogo experimentado y especializado.

Se dispone de muchas opciones de tratamiento de la hiperopía, desde lentes correctivos tradicionales hasta cirugía refractiva asistida por láser. El oftalmólogo le ayudará a determinar la mejor opción de tratamiento para la hipermetropía, tomando encuenta factores como su error refractivo, su edad, su estilo de vida y otros.

El equipo médico de la Clínica Refractiva Navex cuenta con más de 50 años de experiencia aculada en el tratamiento de los problemas de la vista. Hable hoy mismo con un especialista oftalmólogo para recibir ayuda.

Anteojos y lentes de contacto

Utilizar anteojos o lentes de contacto, es el tratamiento de la hiperopía más tradicional y, en muchos casos, sigue siendo una excelente opción para pacientes hipermétropes. A diferencia de otras opciones de tratamiento de la hiperopía, los lentes correctivos no requieren de procedimientos invasivos y son totalmente ajustables a los cambios en su graduación. Suelen resultar ideales para niños y adolescentes, ya que los errores refractivos tienden a modificarse con frecuencia antes de la edad adulta.

LASIK

La cirugía refractiva con LASIK es una opción muy conocida y exitosa para muchas personas hipermétropes que prefieren evitarse la molestia de tener que utilizar anteojos o lentes de contacto. Primero, el médico realiza un delgado colgajo o flap en la superficie de la córnea. Luego, con un láser excimer se vuelve a dar forma cuidadosamente al tejido corneal subyacente. Por último, el colgajo o flap se vuelve a colocar en su lugar y finaliza la cirugía. Recientemente, los desarrollos tecnológicos han permitido trazar mapas de las diminutas peculiaridades de los ojos de cada persona. De esta forma, los mapas individualizados se utilizan para pulir cantidades precisas de tejido corneal. Este procedimiento se conoce como LASIK personalizado. La cirugía con LASIK ofrece diversas ventajas, entre las que podemos mencionar: un rápido período de cicatrización, un elevado índice de éxito y la capacidad de corregir una mayor gama de errores refractivos que otros tipos de cirugía. Los pacientes que se someten al procedimiento LASIK en ocasiones sufren de efectos secundarios como por ejemplo, ojo seco, resplandor y halos alrededor de las luces, esto durate la noche. En muchos casos, el procedimiento LASIK representa un efectivo tratamiento de la hiperopía; sin embargo, algunas personas no son aptas para cirugía, entre ellas, los individuos con errores refractivos inestables, las mujeres embarazadas o en período de lactancia y las personas con córneas delgadas.

PRK

Otro tratamiento de la hiperopía con resultados satisfactorios es la cirugía PRK, o queratectomía fotorrefractiva. Al igual que el procedimiento LASIK, PRK implica el uso de un láser para volver a darle forma a la córnea pero, a diferencia del LASIK, el médico no crea un colgajo corneal. En su lugar, se retiran las células epiteliales de la capa más externa de la córnea con una solución alcohólica. Como no hay ningún colgajo para cubrir la córnea durante la cicatrización, el período de recuperación con PRK es más prolongado. Este procedimiento quirúrgico representa una buena opción para las personas que no puedan someterse al procedimiento LASIK por tener córneas delgadas.

LASEK

El procedimiento LASEK es una variante de la PRK que consiste en debilitar las células epiteliales de la córnea con una solución alcohólica para plegarlas hacia atrás. La capa plegada de células es similar al colgajo corneal del procedimiento LASIK, sólo que es mucho más delgada. Luego, se aplica el rayo láser para volver a darle forma a la córnea. De este modo, se puede tratar una cantidad mayor de tejido corneal y, a la vez, se conservan las cualidades protectoras del colgajo o flap  corneal. En muy pocos casos, es posible que las células epiteliales no se sostengan lo suficiente como para volver a colocarse en su lugar. No se trata de un problema grave, pero convierte al procedimiento en una PRK, que tal vez requiera de un período de cicatrización más prolongado. Pese a que la FDA aún no ha aprobado el láser excimer para este procedimiento en particular, el LASEK ha demostrado ser un tratamiento de la hiperopía seguro y efectivo.

Epi-LASIK

Similar al procedimiento LASEK, Epi-LASIK es un tipo de cirugía refractiva en el que se crea un colgajo epitelial con un bisturí súper fino, en lugar de hacerlo una solución a base de  alcohol. Con el procedimiento Epi-LASIK, se reduce la probabilidad de que las células se debiliten demasiado. Este tratamiento de la hiperopía es adecuado para las personas con córneas delgadas, así como también para quienes sufren de un grado relativamente elevado de hipermetropía.

Queratoplastia conductiva (CK)

La queratoplastia conductiva, o CK (por su sigla en inglés), es una variante diferente de cirugía refractiva. En lugar de utilizar un láser, que emite energía lumínica, la CK utiliza energía de radiofrecuencia. Otra característica única de la CK es que no implica la extracción de tejido corneal. En cambio, un instrumento con una diminuta sonda en el extremo se coloca en puntos específicos alrededor de la periferia de la córnea. Este instrumento emite energía en cada uno de dichos puntos. El tratamiento hace que el colágeno se contraiga, estrechando así la circunferencia de la córnea y modificando la forma de la curva. Si el procedimiento se realiza correctamente, el cambio en la forma de la córnea mejorará la refracción ocular y permitirá que el paciente vea claramente. La CK es una efectiva opción de tratamiento de la hiperopía para los pacientes con hipermetropía de leve a moderada y que no son candidatos para LASIK.

Consulte a un especialista experimentado para conocer sus opciones de tratamiento

Si desea obtener más información acerca de las diversas opciones disponibles de tratamiento de la hiperopía o averiguar cuál de ellas es la opción que mejor se adapta a sus necesidades, hable hoy mismo con uno de nuestros oftalmólogos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>