Miopía

A una persona que sufre de miopía se la conoce como corto de vista porque puede ver objetos de cerca pero tiene inconvenientes para distinguir imágenes u objetos lejanos. Pese a que la miopía suele ser un trastorno leve y controlable, la miopía grave puede desencadenar problemas oculares mucho más graves e, incluso, ocasionar ceguera.

En la Clínica Refractiva Navex usted puede contar con un equipo de especialistas oftalmólogos con más de 50 años de experiencia acumulada. Encuentre hoy mismo las respuestas que necesita.

Síntomas de la miopía

La miopía es un tipo de error refractivo que suele manifestarse en niños de entre ocho y doce años de edad aproximadamente. Los signos indicadores de que un niño puede ser corto de vista incluyen: visión forzada, dificultad para ver objetos a la distancia y el hecho de sostener libros u otros objetos muy cerca del rostro. En ocasiones, una persona con miopía puede tener dolor de cabeza o fatiga ocular por el esfuerzo necesario para enfocar los objetos.

Causas de la miopía

Si bien existen muchas teorías acerca de los comportamientos que podrían desencadenar o empeorar la miopía, la comunidad médica en general acepta que la visión corta es un rasgo hereditario. Las personas miopes tienen ojos alargados o córneas con una curvatura más abrupta que las de las personas promedio; eso hace que la luz que ingresa a los ojos se concentre en un punto que se encuentra por delante de la retina y no sobre ella. Este tipo de error refractivo es más habitual en los individuos que tienen algún familiar directo con el mismo trastorno.

Diagnóstico de la miopía

La miopía se puede diagnosticar fácilmente durante un examen ocular de rutina. En general, una prueba de agudeza visual combinada con una evaluación refractiva no sólo puede identificar la visión corta sino que también puede determinar el grado de miopía. La prueba de agudeza visual consiste en leer una tabla especial a una distancia específica. En función de lo bien que pueda leer la tabla el paciente, el médico podrá determinar el grado de nitidez de su visión. Durante una evaluación de refracción, se le solicita al paciente que mire a través de un dispositivo llamado foróptero mientras el oftalmólogo cambia los lentes y le formula preguntas al paciente. Esto permite que el profesional determine la graduación más efectiva para corregir la visión del paciente.

Miopía moderada a grave

Sin la ayuda de lentes correctivos, es posible que las personas que padecen miopía moderada o grave sólo puedan ver objetos que se encuentren a unos pocos centímetros de su rostro. La miopía degenerativa, un trastorno poco habitual en el que el ojo se sigue alargando más allá del rango normal, puede desencadenar diversas complicaciones graves. Entre ellas se incluyen: estiramiento y adelgazamiento de la cápsula externa del ojo (o esclerótica), desprendimiento de retina, degeneración macular, mayor probabilidad de cataratas e incluso glaucoma.

Grado de visión corta

La dioptría es la unidad utilizada para medir la potencia de una lente. También se puede utilizar para describir el grado de miopía de una persona. Una persona con miopía leve tendrá una graduación de -3.0 dioptrías como máximo. Se considera que un individuo con un grado de miopía que oscile entre -3.0 y -6.0 dioptrías es un miope moderado. Los valores que superan las -6.0 dioptrías se consideran graves. El grado de miopía de una persona afectará sus posibilidades de someterse a procedimientos como LASIK y PRK.

Busque un oftalmólogo en nuestra clínica

Millones de personas padecen errores refractivos que, en la actualidad, se pueden tratar con LASIKlentes intraoculares y otros avances en la cirugía refractiva.  Si sufre limitaciones en la visión debido a la miopía (visión corta), la hipermetropía, el astigmatismo, o la presbicia, consulte a uno de nuestros experimentados especialistas en errores refractivos para determinar si puede someterse a un tratamiento de corrección de la visión.

Tratamiento de la miopía

El tratamiento de la miopía ha avanzado mucho con la llegada de la cirugía refractiva. En la actualidad, muchos pacientes cortos de vista pueden reducir o, incluso, eliminar su dependencia de los anteojos o los lentes de contacto. Obtenga más información acerca de las opciones de tratamiento disponibles para pacientes con miopía leyendo las siguientes secciones.

En nuestra clínica puede encontrar el oftalmólogo experto de su elección.

Anteojos y lentes de contacto

De todos los tratamientos de la miopía disponibles, utilizar anteojos o lentes de contacto son la opción menos invasiva, más duradera y más adaptable. Como es probable que los niños y adolescentes sufran modificaciones en sus errores refractivos a medida que crecen, se suelen recomendar anteojos o lentes de contacto para los pacientes miopes más jóvenes. La graduación de los lentes correctivos se puede modificar fácilmente según sea necesario, y existe un menor riesgo de daño o infección en el ojo que con la cirugía refractiva.

LASIK

El tipo más popular y conocido de cirugía refractiva,  LASIK consiste en realizar un pequeño colgajo o flap en la superficie de la córnea y volver a darle forma al tejido corneal subyacente con un láser para corregir el error refractivo. Luego, el colgajo  o flap se vuelve a colocar en su lugar para proteger a la córnea. Han surgido nuevas tecnologías que permiten que los médicos adapten el procedimiento a las características únicas de cada persona. Estos procedimientos han dado lugar al término LASIK personalizado.  Entre los beneficios del procedimiento LASIK se incluyen: un rápido período de recuperación, un elevado índice de éxito y la capacidad de corregir una mayor gama de errores refractivos que otros tipos de cirugía. Entre los posibles efectos secundarios podemos mencionar: ojo seco, resplandor y halos alrededor de las luces de noche. En muchos casos, el procedimiento LASIK representa un efectivo tratamiento de la miopía; sin embargo, algunas personas no son aptas para cirugía, entre ellas, los individuos con errores refractivos inestables, las mujeres embarazadas o en período de lactancia y las personas con córneas delgadas.

PRK

Otro tipo de cirugía refractiva que representa un efectivo tratamiento de la miopía es la cirugía PRK o queratectomía fotorefractiva. Al igual que el procedimiento LASIK y otras cirugías refractivas, la cirugía PRK utiliza un láser para volver a darle forma a la córnea de modo que la luz se concentre correctamente en la retina y no frente a ella. Sin embargo, en lugar de crear un colgajo corneal o flap, la PRK consiste en retirar la capa epitelial de las células de la córnea con una solución hecha a base de alcohol. Esto hace que el procedimiento resulte ideal para las personas que no pueden someterse a LASIK por tener córneas delgadas. Sin embargo, requiere de un mayor período de cicatrización y los pacientes deberán mantener sus ojos protegidos hasta que se regeneren las células epiteliales.

LASEK

El LASEK es un tipo de cirugía refractiva relativamente nuevo. Consiste en debilitar las células epiteliales de la capa más externa de la córnea con una solución alcohólica y plegarlas hacia atrás para crear un colgajo corneal o flap mucho más delgado que el se genera en el procedimiento LASIK. Esto permite que el láser se aplique a una porción mucho más gruesa de la córnea,  y se logra mantener las cualidades protectoras del colgajo o flap corneal. Como tratamiento de la miopía, este procedimiento puede corregir con seguridad absoluta grados más elevados de visión corta que la PRK, pero sólo es apto para personas con córneas más delgadas que no puedan someterse al LASIK. Existe cierta posibilidad de que las células epiteliales no puedan sostenerse lo suficientemente bien como para volver a colocarse en su lugar; en ese caso el procedimiento se convierte en una cirugía PRK.

Epi-LASIK

El Epi-LASIK es similar al LASEK, ya que consiste en la creación de un colgajo epitelial muy delgado en lugar del colgajo o flap  más grueso como el que se hace en el procedimiento LASIK. Sin embargo, el procedimiento Epi-LASIK utiliza un bisturí súper fino para separar las células epiteliales, en lugar de debilitarlas con alcohol. Así se reduce la probabilidad de que las células se rompan y se vuelvan demasiado inestables para volver a colocarlas en su lugar. El Epi-LASIK puede resultar un efectivo tratamiento para la miopía en personas que no sean buenos candidatos para otros tipos de cirugía refractiva.

Lentes Intraoculares fáquicos

Un tipo completamente diferente de tratamiento de la miopía, son los lentes Intraoculares fáquicos, los cuales se implantan quirúrgicamente en el ojo para corregir errores refractivos y mejorar la visión. Los llamados  Visian ICL TM se colocan entre el iris y el cristalino del ojo, mientras que los Verisysye IOLTM  se colocan delante del iris, apenas por detrás de la córnea. Ninguno de estos lentes se puede ver o sentir una vez que han sido colocados.

Entre los beneficios de los lentes intraoculares se incluyen: la posibilidad de liberarse de las molestias de los anteojos o lentes de contacto tradicionales, el rápido período de recuperación y la reversibilidad en caso de modificaciones o complicaciones oculares. Al igual que en toda cirugía, existe cierto riesgo de infección o inflamación.

Los lentes intraoculares fáquicos reciben también el nombre de LIO fáquicas. El término “fáquico” significa que el ojo conserva el cristalino intacto. Así, la diferencia principal es que los lentes intraoculares fáquicos  trabajan conjuntamente con el cristalino y las LIO tradicionales reemplazan el cristalino.

Por lo general, los LIO se usan para tratar las cataratas y, en ciertos casos, la presbicia. los lentes intraoculares fáquicos  tratan la miopía, la miopía con astigmatismo y la hipermetropía.

Anillos intracorneales

Los anillos intracorneales son un tipo exclusivo de tratamiento de la miopía para las personas con visión corta leve. Los anillos intracorneales, son inserciones con graduación que se colocan   quirúrgicamente alrededor del borde la córnea,  y están diseñados para presionar delicadamente y dar una forma más óptima a la córnea, con el fin de permitir una visión nítida. El procedimiento de colocación es rápido y esencialmente indoloro y la mayoría de las personas experimentan una mejoría en la visión al día siguiente. A diferencia de la cirugía refractiva, el implante de anillos intracorneales no implica la extracción de tejido de la córnea y, además, es totalmente reversible. Los anillos hoy día son más utilizados para la corrección de casos especiales de astigmatismo irregular como por ejemplo en el queratocono.

Consulte a un especialista para conocer sus opciones de tratamiento

Debido a todas las opciones disponibles de tratamiento de la miopía, ya no es necesario seguir esforzando la vista para ver el mundo. Nuestro equipo de experimentados y especializados oftalmólogos pueden ayudarle a determinar la opción que mejor se adapta a sus necesidades: cirugía refractiva u otra opción de tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>